Feliz Navidad

Por Fraile y Blanco

Bandas cena7

Siesta pronunciada, más de lo debido. Me salto la merienda pero no la ducha y, a pesar de mi gallardo arrojo, llego tarde, como siempre. Mientras subo las escaleras del hotel, me pregunto meditabundo si la genética y la puntualidad estarán relacionadas. Al tercer escalón, he olvidado la pregunta y al finalizar el tramo veo que caras conocidas pueblan el salón.

Comienzo con el ritual: saludo, beso, hablo y bebo vino. Llega el primero, el segundo, el tercero, me rajo en el postre pero sigo bebiendo. Aparecen penes voladores, despedidas, palabras y  alas para volar a Buenos Aires. Foto de familia y nos vamos a seguir bebiendo. Pago yo, pagas tú, paga el otro. Que si esto que si lo otro. Cócteles cargados de alcohol, pepino y pétalos de rosas. La temperatura sigue subiendo. Tanto como la intensidad de los aromas nocturnos que pueblan la noche. Olor a deseo. A perfume masculino y femenino. Embriaga. Casi tanto como el humo y el alcohol que sigo apurando como si esta noche fuera la última. Hablo con todo el que puedo, pero no con todo el que quiero porque la noche es corta y se diluye tan rápida como mis cubalibres. Llega el agobio y con él, el nómada que todos llevamos dentro y nos vamos ya decididamente de fiesta en busca de nuevos horizontes. Y cerramos locales y, de repente, la mitad nos encontramos contando las bajas en medio de la nada. Y a esa hora ya faltan chaquetas y abrigos y dinero pero eso sí, no falta la lluvia que nos manda a todos a nuestra puta casa.

Llego a las 7 y me levanto a las 4 de la tarde: joder, esto hay que repetirlo.

Va por vosotros.

Copyright © 2010 Blog Fraile y Blanco. All rights reserved.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.